Cómo cantante habrás escuchado que es muy importante saber administrar el aire al cantar. En circunstancias normales yo te diría que esto no se arregla con ejercicios de respiración.

La no importancia de la respiración en el canto es algo de lo que siempre te hablamos en nuestro blog.

Desmentimos la creencia de que para aprender a cantar hay que aprender a respirar, porque si me estás leyendo es porque tú sabes respirar de manera natural.

Entonces..,

¿Cuando es importante saber administrar el aire al cantar?

Poder administrar el aire al cantar siempre es importante.

Pero como he dicho antes, no se debe trabajar en ello con ejercicios de respiración.

Esa gestión del aire es el fruto de un equilibrio vocal.

No obstante, ¿qué vas a hacer si te da la sensación de que nunca te llega el aire para terminar una frase de una canción y te encuentras en un momento en el que tienes que actuar en público de inmediato?

¡No tienes tiempo de entrenar tu voz de la manera adecuada!

¡Tranquilo! No está todo perdido.

Aprender a utilizar correctamente tu forma de respirar

Lo primero que debes hacer, independientemente de que quieras trabajar una canción en concreto para una actuación inminente o bien quieras empezar a entrenar para no tener que preocuparte conscientemente del aire, es comprobar que estás respirando de la manera correcta, utilizando tu respiración de una manera relajada.

Puedes obtener una pista de ello si observas cómo se comporta tu propio cuerpo en cuanto a respiración mientras cantas.

Si ves que tus hombros se levantan, es que estás tomando muy poco aire en cada inhalación y además lo haces de manera nerviosa.

Esto además puede hacer que sientas tensiones nada agradables en los hombros y el cuello, por lo que tendrías que intentar respirar de manera más tranquila y pausada.

Si lo que se levanta es tu pecho, es mejor que el hecho de que se levanten tus hombros, ya que significa que estás llenando más tus pulmones, aún así, no lo estás haciendo completamente, aún queda mucho espacio en tus pulmones para almacenar más aire.

Sabrás administrar el aire al cantar cuando lo que se hincha con cada inhalación es tu vientre.

Fíjate en tus hombros y en tu pecho y verás como no se mueven y cómo no se tensa ni tu cuello ni tus hombros.

Esta es la mejor manera de respirar.

No necesitas que sean inhalaciones profundas, pero respirar de esta manera va a hacer que estés mucho más relajado.

De hecho, sólo relajando tu vientre verás cómo automáticamente tienes el aire que necesitas.

Si no sabes cómo respirar de esta manera, estírate en el suelo o en la cama y pon tu mano sobre tu vientre.

Respira profundamente y verás cómo tu vientre eleva tu mano en cada inhalación.

Prueba a respirar menos profundamente para comprobar cómo igualmente tu mano se eleva.

Una vez de pie, vuelve a intentarlo una vez más hasta que notes cómo se mueve tu mano sobre tu vientre.

En segundo lugar, puedo darte algunos consejos para trabajar esas canciones en concreto que necesitas tener preparadas para dentro de un día o una semana.

Encontrar el momento adecuado para respirar en una canción

Cuando tenemos problemas para administrar el aire al cantar, solemos respirar más veces de las necesarias y esto nos repercute de manera negativa en generar tensiones, perder el ritmo de la canción, comernos palabras, etc.

Para solucionar este problema, elige un momento antes de una frase de la canción donde puedas tomar una inspiración con la que se hinche tu vientre y no se levanten ni tus hombros ni tu pecho e intenta cantar del tirón el resto.

Si resulta que entremedio de esa frase hay pausas demasiado cortas, es preferible que en esos puntos aguantes el aire que te queda a que intentes inspirar de nuevo, ya que no te va a dar tiempo y habrás dejado ir más aire del que cojas, por no decir que se va a escuchar demasiado tu respiración.

Poner atención en el principio de las frases

A veces, en la primera sílaba de la canción estamos perdiendo de golpe todo el aire que habíamos inspirado para aguantar toda la frase.

A veces por inseguridad, a veces por intentar poner una voz más suave o más dulce, etc.

Esa primera sílaba de la frase es un claro indicador de lo que va a pasar con el resto.

Si la cantas resistiendo la tentación de ponerle tanto aire conseguirás que el que has tomado te dure para toda la frase.

Una buena manera de que esa sílaba no te suene airosa es intentando decirla más hablada que cantada.

Este tipo de aprendizaje te puede llegar a servir a modo de “parche” cuando tienes que aprenderte una canción para una actuación inminente y todavía no has podido trabajar tu instrumento lo suficiente como para saber administrar el aire al cantar de manera natural.

La parte mala es que es una cosa más de la que tendrás que preocuparte además de la letra de la canción, la melodía, etc.

Estos dos “trucos” quedan totalmente obsoletos entrenando directamente la musculatura de tu instrumento con los ejercicios adecuados, ya que de esa manera podrás administrar el aire al cantar sin ni siquiera tener que pensarlo y además te servirá para tener una voz más sana y duradera, por no decir que no necesitas trabajar las respiraciones de cada canción que cantes, nunca más te faltará el aire al cantar una canción ni tendrás que preocuparte por administrar el aire al cantar.

Lo único que tendrás que hacer es respirar de manera relajada, aunque probablemente ya lo estás haciendo.

¿He podido ayudar a dar un paso más para solucionar tu problema? ¡Eso espero! ¿Te animas a compartir el artículo? ¡Gracias!